Prevención del tromboembolismo venoso tras Artroplastia de Miembro Inferior

La cirugía protésica de rodilla se considera de alto riesgo tromboembólico. Por esto es tan importante utilizar los medios posibles para prevenirlo. Habitualmente se utilizan métodos físicos y farmacológicas. De todas maneras, no olvide que la mejor prevención del tromboembolismo venoso es la movilización y el apoyo temprano de la extremidad, y que ésta deberá iniciarse en cuanto se lo autorice su cirujano.

Métodos físicos

Se inician en el postoperatorio inmediato, y consisten en unos ejercicios y medias elásticas. En ocasiones se pueden utilizar determinados dispositivos como la compresión neumática intermitente o la bomba venosa plantar, si están disponibles.

Ejercicios que puede hacer mientras está encamado, para evitar una trombosis venosa:

  • Movilizar los tobillos haciendo flexión dorsal (tirando del pie hacia arriba) durante 3 segundos y luego flexión plantar (tirando del pie hacia abajo) otros 3 segundos. Haga este ejercicio 10 veces o 5 minutos, de cada hora, pudiendo realizarlo tanto en la cama como sentado.
  • Flexo-extensión tobillo 3 posiciiones

  • Contraiga los glúteos durante 3 segundos y relájelos luego otros 3 segundos, sin hacer ningún movimiento. Haga este ejercicio otras 10 veces o 5 minutos, de cada hora.

Uso de medias elásticas:

Las medias elásticas de compresión decreciente son muy útiles para luchar contra el riesgo tromboembólico. Los primeros días tras la cirugía suele colocarse un vendaje compresivo en la pierna, por lo que las medias no son necesarias. Una vez retirado el vendaje, se pueden recomendar estas medias para usarlas durante todo el día, retirándolas por la noche.

Para colocarlas necesitará, al menos al principio, de la ayuda de alguien de su entorno, porque no son fáciles de calzar. Recuerde que nunca debe andar con ellas sin un zapato adecuado, porque podría resbalar, y que se lavan a mano con agua fría y jabón, nunca en la lavadora con agua caliente. Se secan escurriéndolas y dejándolas al aire, evitando las secadoras. Es útil lavarlas por la noche para que estén secas al día siguiente por la mañana, puesto que después del alta hospitalaria, se recomienda su uso sobre todo para ponerse de pie y andar.

Métodos farmacológicos.

Hasta hace muy poco, se utilizaba tan solo la heparina, administrada en forma de inyecciones que se ponían subcutáneas en la piel de la barriga. En el momento actual, existen otras alternativas, que se pueden utilizar, como los nuevos anticoagulantes orales, más cómodos porque se toman por vía oral.

Su médico le dará las instrucciones de tratamiento y su duración, que suele prolongarse, en la prótesis de rodilla, hasta un mes después del alta. Es muy importante cumplir estrictamente con las prescripciones del tratamiento antitrombótico, puesto que el riesgo es alto, no se puede predecir quién presentará este tipo de complicaciones y quién no, siendo el resultado, en ocasiones, una embolia pulmonar que puede ser fatal.

 

Licencia Creative Commons
Los dibujos se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 3.0 Unported.

Anuncios