Fractura de Tibia No Quirúrgica

Existen muchos tipos de fracturas diafisarias (que no afectan a la parte articular del hueso) de la tibia. En algunas de ellas, no existe angulación ni desplazamiento y es posible realizar un tratamiento conservador-ortopédico de las mismas.

La consolidación definitiva tarda un tiempo, y si no se consigue o en los controles aparecen nuevos desplazamientos, en ocasiones es necesario replantear el tratamiento.

Como complemento de las recomendaciones aportadas por su Traumatólogo y que figuran en su informe, aquí puede encontrar unas indicaciones generales para el tratamiento ortopédico de las fracturas de tibia

  • Durante las primeras semanas puede realizar deambulación apoyando el peso en la extremidad sana ayudado/a de andador/muletas.
  • En los controles sucesivos se decidirá sobre la conveniencia o no de cambiar la inmovilización.
  • Cuando existan criterios de consolidación de su fractura se retirará la inmovilización y habrá que comenzar con el programa de rehabilitación para intentar normalizar la pérdida de movimiento de las articulaciones que han quedado inmóviles.
  • Tiene prohibido caminar apoyando sobre la extremidad afecta.
  • Posteriormente se le explicará cuando puede comenzar la carga progresiva.
  • Mientras permanezca sentado debe aprovechar para hacer ejercicios con la extremidad afecta, movilizando cadera y dedos del pie. Es conveniente que dentro de la inmovilización contraiga usted los diferentes grupos musculares varias veces al día, y que realice elevaciones de la pierna.
  • Debe mantener cuidados de la inmovilización. No la ensucie ni la moje. No introduzca cosas entre el vendaje y la piel para rascarse. Puede encontrar recomendaciones básicas aquí: Recomendaciones para pacientes con yesos y vendajes
  • No es aconsejable el encamamiento prolongado.
  • Es necesario mantener un buen nivel de higiene personal.
  • No debe olvidar cumplir la pauta medicamentosa que se le ha prescrito.

Vigile:

  • Si los dedos están azules, pálidos o fríos.
  • Si aparece en el miembro enyesado sensación de adormecimiento, pinchazos como de agujas y hormigueo.
  • Si tiene fiebre (Tª mayor de 38ºC).
  • Si presenta dolor creciente y constante que no mejora aún cuando toma los analgésicos pautados.

En caso de que aparezca cualquiera de estas o alguna otra complicación, debe usted adelantar su día de revisón o acudir al área de Urgencias de su Hospital si su Médico de Cabecera lo cree conveniente.