Baños de contraste

Para realizarlo es necesario el uso de dos recipientes, uno con agua caliente a 38-44 grados de temperatura y otro con agua fría a 10-20 grados, se introduce la extremidad a tratar alternando las temperaturas. Se comienza sumergiendo la extremidad que se va a tratar en el recipiente con agua caliente, durante 3 minutos; seguidamente, se sumerge en agua fría durante 1 minuto y se vuelve a sumergir en agua caliente durante 3 minutos. Luego otra vez 1 minuto en agua fría para terminar 3 minutos en agua caliente (en total 11 minutos). Se comienza con agua caliente y se termina con agua caliente. Los cambios han de hacerse con rapidez. Dichos baños de contraste se realizan de 2 a 3 veces por día.