Recomendaciones Fractura de Tobillo

Existen muchos tipos de fractura de tobillo, muchas de las cuales precisan de una intervención quirúrgica para conseguir una mejor recuperación.

Con la intervención quirúrgica, se consigue enlazar los fragmentos de hueso roto. Sin embargo la consolidación definitiva no estará presente hasta pasado un tiempo, salvo complicaciones.

Como complemento de las recomendaciones aportadas por su Traumatólogo y que figuran en su informe, aquí puede encontrar unas recomendaciones generales.

  • Se recomienda utilizar calzado cómodo, cerrado y que sujete el pie sano.
  • Procure evitar las caídas preparando el domicilio antes de la cirugía: retirar alfrombras y cables, añadir sujeciones en el baño…
  • Durante las primeras semanas debe evitar la carga sobre la extremidad afecta; eso significa que puede realizar la deambulación con ayuda de andador/muletas, estando sólo permitido el roce del pie con el suelo.
  • Tiene prohibido caminar apoyando el peso sobre la extremidad afecta.
  • Posteriormente se le indicará cuando puede comenzar la carga progresiva hasta conseguir la carga total.
  • Inicialmente tras la cirugía, es posible que tenga que llevar algún tipo de inmovilización, en cuyo caso, debe mantener cuidados de la inmovilización. No la ensucie ni la moje. No introduzca cosas entre la escayola y la piel para rascarse. Puede encontrar recomendaciones básicas en: Recomendaciones para pacientes con yesos y vendajes
  • Mientras permanezca sentado debe aprovechar para hacer ejercicios con la extremidad afecta, movilizando cadera, rodilla y dedos del pie. Es conveniente hacerlos durante unos minutos cada 1-2 horas. Una vez se le retire la inmovilización, se le explicarán ejercicios para el tobillo. Puede encontrar ejercicios y más instrucciones en: Ejercicios para Fractura de Tobillo
  • Al menos 2 veces al día, deberían practicarle un suave masaje en los miembros inferiores desde el tobillo hasta la ingle.
  • No es aconsejable el encamamiento prolongado.
  • Es necesario mantener un buen nivel de higiene personal.
  • No debe olvidar cumplir la pauta medicamentosa que se le ha prescrito.

Vigile:

  • Si los dedos están azules, pálidos o fríos.
  • Si aparece enrojecimiento o secreción por la herida.
  • Si aparece en el miembro operado sensación de adormecimiento, pinchazos como de agujas y hormigueo.
  • Si tiene fiebre (Tª mayor de 38ºC).
  • Si presenta dolor creciente y constante que no mejora aún cuando toma los analgésicos pautados.

En caso de que aparezca cualquiera de estas o alguna otra complicación, debe usted adelantar su día de revisón o acudir al área de Urgencias de su Hospital si su Médico de Cabecera lo cree conveniente.

Anuncios