Prótesis Total de Rodilla

Esta información está destinada a pacientes que están planteándose someterse a una cirugía para sustituir su rodilla por una prótesis.

 

¿QUÉ ES UNA PRÓTESIS TOTAL DE RODILLA?

Es una rodilla artificial, fabricada de metal, y compuesta de dos partes: una que se introduce en el hueso del muslo (fémur), y otra que se pone en la pierna (tibia), que lleva una parte de plástico especial. Las dos partes pueden girar una con otra, permitiendo un movimiento parecido al de una rodilla normal.

 
¿PORQUÉ ES NECESARIA UNA PRÓTESIS DE RODILLA?

La razón más frecuente para colocar una prótesis de rodilla es la de disminuir el dolor y la incapacidad que causa una rodilla dañada.

Las causas más frecuentes son la artrosis, en la que la rodilla se va estropeando con la edad, las enfermedades por reuma, y la falta de sangre en la rodilla (necrosis) en la que el hueso se aplasta y no hace bien su movimiento normal.

Una vez hecho el diagnóstico, puede considerarse la posibilidad de colocar una prótesis, siempre después de que el tratamiento no quirúrgico haya fallado sin conseguir disminuir el dolor y la incapacidad.

 
¿CÓMO SE COLOCA UNA PRÓTESIS DE RODILLA?

Antes de la operación, el médico anestesista, ha visto al enfermo y sus análisis, y ha valorado los riesgos derivados de la intervención quirúrgica y de la anestesia.

Una vez en quirófano se le ponen al enfermo unas pegatinas y unos aparatos para saber en todo momento cómo está funcionando el corazón, la cantidad de oxígeno que llega a los pulmones, la frecuencia de los latidos del corazón, etc.

El cirujano, con el enfermo anestesiado, sustituye la articulación dañada, por una prótesis de rodilla.

En ocasiones se colocan unos tubos de plástico (drenajes) para que no quede sangre retenida en el interior. También se ponen antibióticos para intentar evitar que se infecte y medicación para prevenir que se formen coágulos de sangre en las venas de las piernas (trombosis) o coágulos que vayan a los pulmones o al cerebro (embolias).

 
¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE UNA PRÓTESIS DE RODILLA?

El mayor beneficio es la disminución del dolor. Algunos pacientes, notan molestias en la articulación operada, debidas a los músculos debilitados por la inactividad, y al acortamiento o alargamiento de dichos músculos. También es debido a que la prótesis puesta está fabricada con metal, que aunque sea de muy buena calidad, nunca es como el hueso de uno mismo.

La movilidad de la articulación suele mejorar. El grado de recuperación depende de lo rígida que estuviera la articulación antes de la intervención.

 
¿CUÁLES SON LOS RIESGOS DE UNA PRÓTESIS DE RODILLA?

  • Existen riesgos generales como en cualquier operación importante, y riesgos de la propia intervención de rodilla, como los derivados de la osteotomía (corte del hueso para poner la prótesis), del fresado (limado) del hueso, o los derivados de la inmovilización.
  • La formación de trombos (coágulos en las venas), es un riesgo muy grave que puede desencadenar la muerte del paciente.
  • El paciente que está considerando la intervención debe explicar al cirujano cualquier problema médico que sepa que presenta.
  • Para determinar el riesgo quirúrgico con la mayor exactitud y prevenir complicaciones, se practica una analítica, una radiografía de tórax y un electrocardiograma. Estas pruebas son evaluadas por el médico. También el médico anestesista, realiza una entrevista con el paciente. El anestesista valora los riesgos por patología añadida, como son la obesidad, hipertensión, diabetes, patología cardiaca, edad avanzada, etc.

 
¿CUÁLES SON LAS POSIBLES COMPLICACIONES DE UNA PRÓTESIS DE RODILLA?

  • INFECCIÓN. Es La mayor complicación posible de una prótesis de rodilla. Puede ocurrir en la zona de la herida o en la profundidad, alrededor de la prótesis. Puede ocurrir durante la estancia hospitalaria o una vez el paciente se halla en su casa. Puede ocurrir incluso años después de la intervención.

    La infección de la herida suele tratarse con antibióticos. Las infecciones profundas requieren tratamiento quirúrgico o incluso, retirada de la prótesis.

  • AFLOJAMIENTO. Es el problema mecánico más frecuente tras la implantación de una prótesis. Produce dolor, y si el aflojamiento es importante, puede ser necesario sustituir la prótesis por otra.
  • DESGASTE. Suele producirse lentamente. Se produce por el roce de los dos componentes de la prótesis, que aunque están fabricados de materiales de gran dureza, nunca son comparables al cartílago que protege a una rodilla normal. Cuando esto ocurre, hay que quitar la prótesis implantada,y poner una nueva.
  • ROTURA. La rotura del implante es muy rara. Si ocurre es necesaria una segunda intervención.
  • LESIÓN VASCULO-NERVIOSA. Es una complicación rara. Esto puede ocurrir en los casos en los que el cirujano debe corregir una articulación muy deformada.

 
¿LA PRÓTESIS DE RODILLA ES DEFINITIVA?

La mayoría de las personas ancianas pueden esperar que la prótesis no deba ser cambiada por otra.

En pacientes más jóvenes con gran actividad, con sobrepeso, o con hueso de peor calidad, lo más probable es que deban ser sometidos a una segunda o tercera intervención para cambiar la prótesis. Cada vez que hay que recambiar una prótesis el cirujano se encuentra con un hueso peor, con lo que la duración de la nueva prótesis suele ser menor.

 
 

Esta información para el paciente está basada en el “Manual para el paciente” de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología (SECOT). El paciente, o sus familiares más próximos, en caso de que Éste no pudiera, debe leer atentamente esta información. En caso de no comprender algo, o tener alguna duda, debe preguntar a su cirujano antes de ser sometido a la intervención.